Día a Día


La palabra es el resumen de todos los sentidos,
 refleja esencias dormidas, deja vagar la imaginación, recrea lo percibido, reconstruye el mundo
 y libera el amor

.

 

El amor profundo,verdadero, es el de la creatura que no tiene conciencia ni de que ama ni del amor

    

                             

POR NOREÑA NUNCA PASES DE LARGO

 

Nunca había estado en Noreña. En el 66 del siglo pasado conocí Noreña. Un día había oído con sorpresa a un vecino que para él  la capital  ideal para Asturias  sería Pola de Siero o Noreña.  Parece ser que para él estas eran las villas más cosmopolitas, donde todos se podían encontrar a gusto, fuesen del Oviedo o del Sporting, de izquierdas o de derechas. A mí me había extrañado esta afirmación entonces. Pero la verdad es que la realidad vino a confirmar  esta proposición de mi vecino.  En 1966 me enviaron al Instituto de Noreña . Y la realidad pronto me sorprendió dándole  la razón a mi vecino.

Estuve en Noreña desde el 66 al 72. Años de acontecimientos y cambios. Fueron años de  intensos y emotivos  sucesos  y  acontecimientos . Y aunque para mí no se presentaran  muy hilados unos con otros, la verdad es que para aquellos alumnos eran inesperados y  siempre novedosos. Pero, pasados los años, y después de tantas revoluciones, uno comprueba que ellos no se quedaron en el umbral de nada y que  contemplaron y respondieron adecuadamente. La mayoría de ellos se abrió a lo  más razonable y  en un principio recibió la participación comunitaria como don.   Más tarde entraríamos en  una época de incertidumbre. Pero creo que nunca se resignaron.Hoy no encuentro gente como aquella  para afrontar tanto reto. Noreña tenía por entonces verdaderos tesoros escondidos.

Hemos tenido sentidas pérdidas por el camino ( Baragaño, Sergio, J.Manuel,  Coya, Vega-Peón, Víctor, Lavín, Quince, Eiris, Castañón,Marino..-que yo ahora mismo recuerde. Son quienes nunca hemos de olvidar. Pero también no nos sorprende encontrar  hoy en Noreña y alrededores una tal mayoría con los pies en tierra y con la cabeza tan bien enriquecida: Mario,Reguero, Valdés, Olay, Blanco, Riestra, Junquera, Rato, Evelio, Quince, Gonzalo, Javi, Loredo, Rato,Carmelo,Radamés…y un larguísimo etcétera.

A lo largo de mi vida pasé luego  por bastantes institutos: Perez de Ayala ,en Oviedo; Juan de la Cierva, Mariana de Austria, San Cristóbal de los Ángeles,Simancas, Emilia Pardo Bazán y San Mateo ,en Madrid. Pero, pasados los años, la espiral de mi vida torna  a mis primeros alumnos de Noreña.  Han pasado los años. Han cambiado la metodología y la pedagogía. Y hoy el principal tema parece ser el (cómo nuestros alumnos aprenden) el aprendizaje. Hasta de lo analógico hemos pasado a lo digital, de lo real a lo virtual. Pero  no todo ha cambiado.Hay un puente entre el hoy  con aquellos años en Noreña.  Y para mí ese puente  es la  ética, el  conocimiento ,el compromiso y la soldaridad  con las que hacen  frente  e intentan responder a  la preocupante realidad asturiana y española. Los encuentros tenidos  últimamente   me alentaron. Comprobé  que a la mayoría de ellos le preocupa   tanto el que la humanidad  fuera más humana como el alimento del espíritu.

Y , aunque Noreña tenga otras muchas riquezas, para mí esta es razón suficiente para que por Noreña, nunca pases de largo.

Illas,17-Noviembre-2019

No quisiera volver a reconstruir la memoria

El próximo domingo, como la mayoría de  los españoles, iré a votar. A estas alturas ,ciertamente, ya estoy un tanto harto de debates y entrevistas. Observo que,como siempre, los candidatos y sus secuaces se repiten cansinamente. La única novedad que encuentro es la de la extrema derecha, y  esta me mete el miedo en el cuerpo.

Lo que los entrevistadores preguntan   está ya archisabido . Todos hablan en nombre del Partido. Tal vez tenga que ser así.  ¡Pero si yo era  consciente, por otra parte, de que no hay una voz colectiva¡ Siempre pensé que hablamos individualmente, singularmente! Sí; me gustaría escuchar a quienes   hablen  el lenguaje singular de cada uno.   Me gustaría escuchar a  politicos que hablaran desde su experiencia y llegaran al corazón de la gente, y no sólo al de  sus entusiasmados fans. Somos muchos los que no nos identificamos  con un partido disolviendo en él nuestra identidad. Me gustaría escuchar también a quienes  me hablaran  de los valores éticos   que han de orientar nuestra vida  política y social. Me gustaría, por fin, oír a políticos que tienen control de sí mismos y no caen en  la soberbia  ni tampoco se instalen en la paranoia.

Tal vez pida mucho. Pero, aunque con cierto pesimismo y  bastante temor, iré este domingo a votar para que, cuando menos, vaya recuperando la esperanza y descubriendo      que en España   aún es posible hacer frente    a lo importante: la justicia  y la paz; a la vez que recuperemos nuestra identidad.  El próximo domingo no me resignaré , pensaré en el futuro, daré descanso a mi memoria . Creo, por otra parte, que el tono pesimista no va a tranquilizar mi inquietud. Antes de votar, esta vez no me preguntaré de dónde venimos, sino  adónde vamos.    

CEFERINO SUÁREZ DE LOS ÁNGELES